Nanotecnología y Ciencia Ficción: la Nanotecnología en los cómics.

Por Ana C. Montes 

Pese a la creciente influencia de la nanotecnología, sus avances y posibles aplicaciones, uno de los problemas más comunes a la hora de comunicar y explicar los entresijos de una disciplina como ésta suele ser una presentación poco atractiva para el público de su utilidad y ventajas. La ciencia ficción ha sido tradicionalmente un buen medio de estimular el interés por el futuro de la ciencia, que acaba siendo en buena parte protagonista o escenario de sus historias, tanto en el cine, la literatura o, en el caso que nos ocupa, los cómics. Desde la propia comunidad científica se ha intentado transmitir que la percepción de esta ciencia puede tener un punto de humor; por ejemplo, a través de Grey Goos, una tira cómica protagonizada por nanobots. Según su creador Joel Fisher, "A veces la nanotecnología puede intimidar, queríamos darle una cara amistosa a esta tecnología, humanizarla". Lamentablemente, Grey Goos no llegó a la docena de apariciones. Una de sus entregas puede verse todavía aquí.

A otro nivel, muchas editoriales importantes del mundo del cómic cuentan con algún personaje imbuído de "poderes nanotecnológicos", y, pese a lo que se pudiera imaginar, no siempre nos encontramos con fabulaciones futuristas y artilugios imposibles, sino que algunos guionistas se preocupan por documentarse y dotar de cierto fundamento a los elementos nanotecnológicos que aparecen en sus historias, dejando al margen las grandes urbes y ciborgs de los mangas asiáticos. Además, suelen presentarla como una tecnología de rostro amable y positiva, cuyos beneficios pueden aumentar el bienestar de la sociedad y los individuos.

Alan Moore (V de Vendetta), junto con Dan Jurgens, recreó en la serie Tom Strong el mundo del año 2050, donde, sin ser el núcleo de la historia, se puede ver cómo podría afectaría el desarrollo de esta ciencia a la vida cotidiana, y se pueden ver las superestructuras de la ciudad cambiando constantemente y autoregenerándose gracias a los materiales nanotecnológicos con los que se construyeron. Valiant Comics publicó la serie Bloodshot, protagonizada por un hombre al que le inyectan nanocuerpos, de forma tal que esta modificación biológica le da poderes curativos, de agilidad y fuerza superhumanos, de forma similar a lo que le ocurre a un personaje de Authority del sello Wildstorm (DC comics), llamada  The Engineer (La Ingeniera), una mujer cuya sangre ha sido sustituida por un fluido con avanzados nanomecanismos que además de mantenerla con vida recubren su cuerpo, protegiéndola, y le permiten materializar cualquier cosa que imagine su mente.

         La Ingeniera         comic_nanotecnologia.jpg

En Transmetropolitan, la historia se sitúa en una metrópolis donde la nanotecnología ha avanzado tanto que está al alcance de casi todos. Por ejemplo, el protagonista, un periodista sin ninguna clase de escrúpulo, utiliza nubes de nanobots casi invisibles para grabar y emitir en directo conversaciones tras puertas cerradas, así como para transmitir virus por los canales de información. Así mismo, la nanotecnología sirve como nueva forma de diversión y entretenimiento de  una sociedad que quiere modificar sus cuerpos de forma extrema, llegando a crearse una "comunidad nanohumana". Los cambios producidos en la ciudad y en la gente están tremendamente detallados gracias al dibujo de Darik Robertson. En definitiva, esta serie explora si la relación entre el hombre y la tecnología desembocará en un cambio positivo en nuestra especie o sólo refinará los medios de la destrucción mutua. Aquí puedes descargar gratuitamente el primer número. Estos son unos pocos ejemplos de la miríada de apariciones de la nanotecnología en el cómic, que en alguna ocasión ha salvado la vida hasta al mismo Robin, compañero habitual de Batman, y también ha puesto en jaque a la raza humana.

En conclusión, pese a que no sea la forma más técnica ni detallada de explicar esta ciencia, los cómic pueden ser un vehículo que estimule en los jóvenes el interés por la nanotecnología y sus posibles aplicaciones y, quizá, interesar lo suficiente a algunos de ellos para que se decidan a investigar en este campo hasta conseguir hacer realidad lo que un día vieron reflejado en una simple viñeta…

Be Sociable, Share!

5 Comentarios to “Nanotecnología y Ciencia Ficción: la Nanotecnología en los cómics.”

  1. Joaquín Escayo Menéndez on 2007-01-31 7.09 pm

    No sólo en los cómics se puede encontrar la nanotecnología presente. A mi me ha llamado la atención la aparición constante de la nanotecnología en series de televisión actuales.

    Por ejemplo, en la serie Stargate SG-1 podemos encontrarnos muchas referencias a la nanotecnología. La más evidente es la de una raza llamada "Replicantes" que consiste en seres mecanizados formados por pequeñas entidades nanotecnológicas autónomas que se unen para formar estructuras mayores. Dichas entidades pueden replicarse a sí mismas y amenazan la conquista de la galaxia.

    En otro gran clásico de la ciencia ficción nos encontramos la nanotecnología presente, se trata de Babylon 5. Una serie creada por J. M. Straczynski, donde en "A call to arms" se enfrentan a una nave capaz de destruir al un planeta entero. Dicha nave primero rodeaba al planeta con una enorme estructura, luego lanzaba misiles de varios gigatrones que se adentraban en en planeta y explotaban creando brechas, por último nanobots consumían lo que poco que quedaba. Este maquiavélico invento lo bautizan como: "SHADOW DEATH CLOUD"

    Y mientras la saga de ciencia ficción más famosa de la historia: "Star Wars" no utilizaba el recurso de la nanotecnología, al menos de manera explícita, su contemporánea "Star Trek" la utiliza muy a menudo como recurso. Un ejemplo puede ser la raza Borg, estos son humanoides cibernéticos y su objetivo es mejorar la calidad de vida de todas las especies adaptándolas a los estándares de su raza. Para ello, viajan a través de la galaxia, aumentando su número y avanzando mediante la "asimilación" de otras especies así como de sus tecnologías, y sometiendo individuos capturados inyectándoles nanosondas e implantándoles prótesis quirúrgicamente, cambiando rápidamente su anatomía biológica y su bioquímica al estándar Borg.

  2. Pablo M. García Corzo on 2007-03-01 10.17 am

    Desde luego, la anotecnología está muy presente en toda la ciencia ficción.

    Recuerdo al T1000 de Terminator 2 que estaba compuesto de una especie de metal líquido que podía adquirir cualquier forma. Me lo imagino como una inmensidad de nanorobots célula capaces de organizarse con una especie de inteligencia artificial común similar a la de los insectos. Lo mismo pasaba con Terminatrix en “la rebelión de las máquinas”.

    Hay en medicina montones de proyectos de nanorobots que viejan por el interior del cuerpo humano para tomar fotografías en un verdadero “viaje alucinante” como el soñado por Asimov o en el episodio “parásitos perdidos” de Futurama.

    En la novela “Presa” de Michael Crichton, construyen esas nanomáquinas no sólo para viajar por el cuerpo humano y tomar fotografías como un pacífico turista japonés sino con fines un poco más bélicos.

    En “la caza de Nimrod” de Charles Sheffield existe una especie de nanocompuesto inteligente capaz de cambiar de forma para reparar cualquier tejido.

    http://www.usnews.com/usnews/tech/nextnews/archive/next030731.htm
    http://www.bibliopolis.org/cromo/crom0017.htm
    http://www.euroresidentes.com/libros/novela/presa.htm

  3. Cesare Navy on 2007-03-12 6.36 pm

    Los comics son una expresión generalmente caricaturizada de la realidad, aprovechando un formato en el que lo habitual es aprovechar la magia de pequeñas viñetas (sin tener que simular realmente movimiento, como en los dibujos animados) para poder contar historias con poco contenido de realidad. Es por ello por lo que no se puede pedir a un comic un alto rigor científico, salvo que sea como en este caso iniciativa de la propia comunidad científica, y desde luego me parece una gran idea. Aunque este comic parece que está abandonado, la temática no era necesariamente la de un héroe científico-poderoso, sino que relataba las historias de un grupo de nanobots que habían escapado de un laboratorio. Sin duda, puede que con menos enganche comercial pero seguramente el punto de partida de la comunidad científica pretendía que estuviera “alejado” de los conflictos/guerras/batallas nanotecnológicas ( http://www.voyle.net/Nano%20Products%202005/Products%202005-0028.htm ).

    En la literatura encontramos obras muy propensas a las nuevas tecnologías (sobre todo a sus vertientes más futuristas) y me vienen a la mente obras aun no mencionadas en este artículo como La era del diamante, de Neal Stephenson. En los siguientes enlaces se encuentra más información de la obra, pero destacan continuas alusiones a la nanotecnología, hasta tal punto que se convierte en el eje central de la obra con objetos como el “Compilador de materia” (ensamblador molecular o nanofragua).

    http://www.archivodenessus.com/rese/0401/
    http://es.wikipedia.org/wiki/La_era_del_diamante

  4. Ana C. Montes on 2007-03-16 9.43 pm

    Como he mencionado, no se espera rigor científico en un cómic, pero sí una aproximación que pueda ayudar a la gente a hacerse una idea (aunque posiblemente exagerada) de en qué consiste la nanotecnología, aunque sea simplemente que sepan que trata de “algo tecnológico a una escala muy pequeña”. No veo que se diga que una novela de ciencia ficción sea algo “caricaturizado” o que tenga “poco contenido de realidad”, solo porque no tiene dibujos, o lo mismo en caso de una película, ¿es menos caricaturesco el Chip Prodigioso que Transmetropolitan? No lo creo. Leyendo alguna entrevista a Warren Ellis (su guionista) se puede ver no sólo como se documenta, si no que también es aficionado al tema.

    En fin, unos cuantos sitios con ideas al respecto:
    http://nanopedia.case.edu/NWPage.php?page=nano.science.fiction
    http://www.hyle.org/journal/issues/10-2/lopez.htm
    Y otro con enlaces directos donde ver más nanotecnología reflejada en la ficción:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Nanotechnology_in_fiction

  5. JAVIER ACHERKOUK on 2007-05-08 9.50 am

    En las series, los comics y las peliculas de ciencia ficción siempre se hace referencia a un futuro de una u otra manera, a veces se acierta y a veces no, en concreto en el caso de la nanotecnologia, Greg Bear ha sido uno de los escritores que ha hecho imaginativas extrapolaciones respecto al uso de nanomáquinas. En “Reina de Los Angeles” (1990), Bear imagina la medicina del futuro con sus nanorobots, una suerte de ADN “motorizado” . En “Marte se mueve” (1993), pequeños robots moleculares se encargan de adaptar el cuerpo humano para sobrevivir en la peculiar atmósfera de Marte. Este libro recibió el premio Ignotus a la mejor novela extranjera publicada en España en 1995.

    http://singularidad.wordpress.com/tag/ciencia-ficcion/
    Para seguir leyendo sobre nanotecnología visite las siguientes direcciones:

    Nanotecnología: Herramienta en busca de aplicaciones: http://www.jrc. es/iptsreport/vol13/spanish/Tec1S136.htm

    Nanotecnology at Xerox PARC: http://nano.xerox.com/nano

    Nanotecnology Today: http:/ /nexxus.som.cwru.edu/dept/mids/courses/mids411/mxd41/

Deja una respuesta