Archivo de julio, 2009

España y Portugal crean un centro internacional de Nanotecnología (INL)

  Recientemente se ha inaugurado en Braga (Portugal) el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL), que aspira a convertirse en una referencia a nivel mundial en el ámbito de la Nanociencia y la Nanotecnología. Este complejo científico es el fruto del acuerdo alcanzado en la XXI cumbre hispano-portuguesa celebrada en Évora en noviembre de 2005, siendo inaugurado tan sólo unos años más tarde (en enero de 2008). En la actualidad, el centro dirigido por el español José Rivas, cuenta con 200 científicos de todo el mundo repartidos entre las especialidades de "Nanomedicina", "Medio ambiente y control alimentario", "Nanoelectrónica" y "Nanomáquinas y nanomanipulación".

inl.jpg

Este centro creado entre España y Portugal ha sido el primer centro internacional basado en el desarrollo de la Nanociencia y Nanotecnología, pero es muy probable que sirva de ejemplo al resto de países para así aúnar esfuerzos y conseguir profundizar y avanzar en el estudio de un campo de investigación tan amplio y prometedor.

El centro INL también posee un blog donde comentar los avances nanotecnológicos, que podéis encontrar en el siguiente enlace:

http://nanobugle.wordpress.com/

 

Los nanohílos de plata como detectores de explosivos

 

Por Guillermo Serrano Briega 

Hoy en día el área armamentística ha aumentado increíblemente en cuanto a tecnología y recursos se refiere, por lo que debe hacerse frente a nuevos tipos de ataque, en los que cada vez es menos frecuente el uso de metales (fácilmente detectables) en la fabricación de explosivos. Se denomina explosivo a toda sustancia que por alguna causa externa (roce, calor, percusión, etc) se transforma en gases, liberando calor, presión o radiación en un tiempo muy breve. Se ha hecho necesario dar un giro en las técnicas de detección de materiales energéticos ahora que los perros adiestrados, la cromatografía de gases o la resonancia cuadrupolar nuclear no son efectivos al 100% y pueden resultar muy costosos.Sin embargo, como método complementario, los sensores químicos proporcionan nuevos enfoques para la detección rápida de analitos ultratraza procedentes de explosivos, y se pueden incorporar fácilmente en asequibles dispositivos microelectrónicos portátiles. Recientemente, científicos de la Universidad de Berkeley en California (Estados Unidos) han demostrado que los nanohílos de plata pueden emplearse como elementos clave en la detección de explosivos. De este modo, los investigadores liderados por Peidong Yang, han fabricado alrededor de un trillón de nanohílos de plata -agujas nanoscópicas- y los han empaquetado formando una lámina delgada, con todas las agujas ordenadas apuntando a una misma dirección. La capa de nanohílos ordenados es un emplazamiento ideal para los químicos para llevar a cabo procesos de detección mediante una técnica altamente sensible basada en la espectroscopia Raman (Surface-enhanced Raman Spectroscopy). "Esta combinación de nanohílos orientados podría tener implicaciones muy significativas en la detección en guerras químicas o biológicas, en la seguridad nacional y global así como muchas aplicaciones de tipo médico", asegura P. Yang

nanohilos-de-plata-ordenados-vistos-en-un-microscopio-electronico.JPG 

Figura 1: Nanohílos de plata ordenados vistos al microscopio electrónico

"La espectroscopía Raman es una técnica extremadamente sensible y específica que básicamente des capaz de generar una "firma química", una huella digital", prosigue P. Yang. "Una monocapa de nanohílos de plata produce un sustrato muy sensible en el cual detectar moléculas como DNT (dinitrotolueno, muy similar al TNT), prácticamente usado en todos los explosivos, incluidas las minas antipersona. Estos explosivos emiten vapor de DNT, lo que nos permite llevar a cabo una detección aérea".

P. Yang también explica que los nanohílos de plata empaquetados son una mejor superficie para la espectroscopía de Raman que una fina capa de plata ya que es más ordenada y produce una señal más clara. Por lo tanto la interpretación del espectro vibracional Raman es más sencilla. El empaquetamiento de los nanohílos de plata es uniforme, reproducible y apropiado para detección en aire o líquido. El objetivo de Yang y su equipo es miniaturizar el láser y otros componentes requeridos en la espectroscopía de Raman a fín de crear un sensor microscópico en un chip, permitiendo una alta y específica detección de compuestos químicos como explosivos.

Pero las superficies de nanohílos tienen también otras aplicaciones. De acuerdo con las declaraciones de Yang, las monocapas pueden ser transferidas a cualquier superficie, incluidos silicio, vidrio o polímeros plásticos flexibles, lo cual les confiere una superficie mayor en la que llevar a cabo procesos químicos. Yang y su equipo han sido capaces de fabricar láminas flexibles de nanohílos empaquetados de más de 20 centímetros cuadrados de área. "Se podrían fabricar en grandes áreas, previéndonos de una monocapa flexible que sería el componente clave en numerosos dispositivos como células solares flexibles o diodos emisores de luz", asegura P. Yang.

Para más información, se pueden visitar los siguientes enlaces:

http://www.berkeley.edu/news/media/releases/2003/09/11_silver.shtml

http://www.euroresidentes.com/Blogs/noticias/2005/09/sensores-para-detectar-explosivos.html